Células madre del cordón umbilical

Del cordón umbilical se pueden obtener dos tipos de células madre…

  • Las CÉLULAS MADRE HEMATOPOYÉTICAS o progenitores hematopoyéticos se encuentran en la sangre del cordón umbilical.
  • Las CÉLULAS MADRE MESENQUIMALES o estromales se encuentran en el tejido del cordón umbilical.

Células madre hematopoyéticas

Las células hematopoyéticas las podemos encontrar tanto en la sangre del cordón umbilical como en la médula ósea (tuétano de nuestros huesos).

Estás células se pueden autorrenovar para generar más células hematopoyéticas y además tienen la capacidad de diferenciarse hacia los diferentes tipos de células (más de 10 tipos) que conforman nuestra sangre.

A lo largo de toda nuestra vida las células hematopoyéticas que están en la médula se encargan de genera glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. De hecho, diario se producen miles de millones de este tipo de células para reemplazar las que van muriendo y cumplir con las demandas que pudiera tener nuestro cuerpo.

¿Para qué se usan las células hematopoyéticas?

Las células madre hematopoyéticas son las únicas que tienen una aplicación médica aprobada por organismos regulatorios nacionales e internacionales. El tratamiento se llama Trasplante de Progenitores Hematopoyéticos (TPH) o Trasplante de Médula (cuando se obtienen de la médula ósea).

Este tipos de trasplantes se utilizan como parte del tratamiento en algunas enfermedades de la sangre como leucemias, mielomas, linfomas, algunos tipos de anemias, inmunodeficiencias, problemas congénitos del metabolismo y en algunos tipos de tumores sólidos.

Las células hematopoyéticas pueden ser trasplantadas para recuperar la producción de células de la sangre después de la destrucción de las células hematopoyéticas del paciente (situación que puede resultar debido a algunas enfermedades de la sangre o ciertos regímenes de quimioterapia o radiación).

Las células hematopoyéticas deben ser compatibles entre el donador y el paciente para evitar complicaciones causadas por el rechazo.

¿De dónde podemos obtener células hematopoyéticas?
  • Sangre del Cordón Umbilical: En el caso de las células provenientes de la sangre del cordón umbilical pueden ser recolectadas durante el nacimiento de un bebé sin dolor para el bebé o la mamá. Una vez que nace el bebé, en vez de desechar el cordón y placenta, se puede recolectar la sangre de la vena del cordón umbilical. Se recolecta en una bolsa de recolección especial que se envía a un laboratorio donde se procesa la sangre y se almacena una población de Células Mononucleadas (MNC, por sus siglas en inglés) rica en células hematopoyéticas.La sangre del cordón umbilical puede ser donada a un banco público de sangre de cordón umbilical o puede ser almacenada en un banco privado.A pesar de que las células hematopoyéticas se pueden obtener de la médula ósea, sangre periférica movilizada y sangre del cordón umbilical, dependiendo de donde se obtengan tienen diferentes ventajas. Es importante recordar que el hematólogo/oncólogo buscará la mejor opción disponible para su paciente y evaluará tanto el tipo de donador como la fuente.
  • Médula: Las células de la médula ósea se pueden obtener mediante un aspirado de médula o por movilización de las células a la sangre periférica.
    • Aspirado de médula: Para obtenerlas directo de la médula ósea se hace un aspirado mediante una punción en la parte superior de las crestas ilíacas y se succiona una porción de la médula ósea que contiene células hematopoyéticas y otros tipos de células.
    • Sangre Periférica Movilizada: El donador debe toma un medicamento conocido como Factor Estimulante de Colonias de Granulocitos (G-CSF, por sus siglas en inglés) que ayuda a que las células hematopoyéticas salgan de la médula ósea hacia la sangre periférica. Ya en la sangre periférica se pueden recolectar mediante un procedimiento llamado aféresis en el que se filtra la porción de células que se necesita y el resto de la sangre se regresa al cuerpo del paciente.

Células madre mesenquimales

Las células mesenquimales las podemos encontrar tanto en el tejido del cordón umbilical (Gelatina de Wharton), como en la médula ósea (tuétano de nuestros huesos), pulpa de los dientes y grasa. A pesar de que todas son consideradas mesenquimales, tienen diferencias importantes.

Estás células se pueden autorrenovar para formar más células mesenquimales y además tienen la capacidad de diferenciarse hacia células de la grasa, hueso y cartílago.

Debido a que es posible obtenerlas del tejido del cordón umbilical es posible almacenarlas para uso de la familia en un banco privado o donarlas para algún protocolo de investigación.

Las células mesenquimales son investigadas en diferentes tipos de enfermedades debido a sus propiedades.